Hoy tenemos para compartir estas frases de amor de Gustavo Adolfo Bécquer muy bonitas para compartir con tu enamorada o enamorado.
Sin duda alguna Gustavo Adolfo Bécquer (Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida) ha sido uno de los poetas y narradores más importantes de España. Rimas y Leyendas que incluía poemas y relatos fue una de sus obras más reconocidas a tal punto que se había convertido en uno de sus trabajos más populares, la popularidad de este gran artista llego después de su muerte gracias a un conjunto de relatos que habían sido reunido en un libro que se convirtió en uno de los más populares en la literatura hispana. En este artículo hemos reunido una serie de frases de amor para que puedas disfrutar el trabajo de Gustavo Adolfo Becquer.

Gustavo Adolfo Becquer

Frases románticas de Gustavo Adolfo Becquer.


1 - El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada.

2 - El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo.

3 - ¡Los suspiros son aire y van al aire! ¡Las lágrimas son agua y van al mar!. Dime, mujer, cuando el amor se olvida ¿sabes tú adónde va?.

4 - El amor es poesía; la religión es amor. Dos cosas semejantes a una tercera, son iguales entre sí.

5 - Dices que tienes corazón, y sólo lo dices porque sientes sus latidos. Eso no es corazón…; es una máquina, que, al compás que se mueve, hace ruido.

$ads={2}

6 - Ese soy yo, que a caso cruzo el mundo, sin pensar de dónde vengo, ni adonde mis pasos me llevarán.

7 - Cada mujer tiene su sonrisa propia y esa suave dilatación de los labios toma formas infinitas, perceptibles apenas, pero que les sirve de sello.

8 - Mientras tú sientes mucho y nada sabes, yo, que no siento ya, todo lo sé.

9 - La soledad es muy hermosa… cuando se tiene alguien a quien decírselo.

10 - La mujer hermosa, cuando pule el acero y contempla su imagen, se deleita en sí misma; pero al cabo busca otros ojos donde fijar los suyos, y si no los encuentra, se aburre.

11 - ¡Llora! No te avergüences de confesar que me has querido un poco.

12 - El amor es un caos de luz y de tinieblas; la mujer, una amalgama de perjurios y ternura; el hombre, un abismo de grandeza y pequeñez; la vida, en fin, puede compararse a una larga cadena con eslabones de hierro y de oro.

13 - Y el pensamiento es necesario ejercitarlo, se debe cada día y de nuevo y de nuevo pensar, para conservar la vida del pensamiento.

Artículo Anterior Artículo Siguiente